• Fecha

    Todo el año. Ponte en contacto para ver próximas salidas.

  • Nivel de dificultad

    Kilómetros: 11 km
    Desnivel: +500 m
    Tiempo estimado: 5 h 30´ aprox.
    Nivel técnico: Bajo – Medio
    Nivel físico: Medio

  • Precios

    5 a 7 personas………30€/persona

    8 a 10 personas……20€/persona

    Otros, consultar

Incluye:

  • Guía de Montaña Titulado
  • Seguro de Responsabilidad Civil y Seguro de Accidentes
  • Material común: botiquín primeros auxilios, Gps, Mapa y Brújula
  • Organización y planificación de la ruta
  • Iva 21%
  • Reportaje fotográfico

No Incluye:

  • Todo lo NO expecificado en incluye

Reserva tu plaza

1 + 6 = ?

Rambla de los Cuartos Fríos

En una de las puertas del parque natural, en la sierra de Segura, se encuentra este enclave poco conocido y a la misma vez fascinante y único; nos sorprenderá todo el año, pero cabe destacar su visita en otoño, cuando la caída de las hojas hace mágico este lugar, e incluso en primavera, debido a su gran variedad de vegetación.

Entre barrancos y cañones

Nuestro recorrido transcurre por este fascinante cañón, labrado al paso de los años por el río Zumeta. Este va erosionando el enclave para dar un aspecto muy peculiar. Varios barrancos a nuestro paso parecen ser cómplices de esta auténtica maravilla.

Un camino entretenido

Nos encontraremos con un antiguo molino, hoy en día en ruinas, y algunos cortijos más a nuestro paso. Esto nos muestra el deambular y bullir de la gente por estos lugares en épocas de antaño.

Durante el trayecto no nos aburriremos en ningún momento, cruzando de un lado a otro del río por pequeños puentes de tablas para ir progresando cañón arriba.

Gran contraste de colores

Pero, sin duda, la mejor estampa que tendremos será el contraste de colores, ya sea en otoño o primavera, que nos deja una gran variedad de arboleda enclavada entre barrancos.

Por último, tendremos la ocasión de disfrutar de esta única y auténtica formación geológica.

Gastronomía serrana

Para disfrutar de esta jornada, tendremos la opción de ir y volver por el mismo lugar, aunque nuestro consejo es llegar a la aldea del Cerezo, que sería punto final, y poder reponer fuerzas degustando su rica gastronomía de la zona. La vuelta tendría que ser en un microbús lanzadera, hasta el lugar que dejamos los coches.