TREVÉLEZ – SIETE LAGUNAS – LA ALCAZABA 3.369 M. (SIERRA NEVADA)

Tras llegar a la Alpujarra, a la bonita población de Trevélez, partimos de esta a las 9 de la mañana en dirección a las altas cumbres; pronto dejamos la población para adentrarnos en una bonita senda desde donde apreciamos este fabuloso entorno con Trevélez y su río al fondo.

En la primera parte de nuestra ruta vamos caminando siempre con el agua a nuestros pies, acequias y fuentes nos abren el paso. Mientras tanto, gran variedad de vegetación en forma de arbolado y arbustos nos vamos encontrando: moreras, castaños, nogales, higueras, ciruelos silvestres, helecho, y muchos otros más nos irán dando sombra en nuestro discurrir.

Llegamos al refugio de la Campichuela a 2.400 m de altitud; este es un lugar fronterizo donde la vegetación arbórea da paso solamente a piornos, pastizales y borreguiles. Estamos ante un lugar en el que hasta no hace mucho se trillaba en sus eras el centeno, se cultivaban en sus bancales las “papas de la sierra”, un tipo de patatas muy apreciadas por su sabor y que eran vendidas en los pueblos cercanos. En esta zona podemos apreciar los famosos bancales de cultivo, construidos para retener la tierra y el agua; estos se sembraban de centeno, ya que este cereal resiste el frío mucho mejor que el trigo, aprovechándose como grano y forraje para el ganado.

Nuestro camino sigue río arriba hasta ver aparecer a lo lejos las famosas Chorreras Negras; estas son unas cascadas de aguas cristalinas que se dejan caer desde el entorno de Siete Lagunas, barranco abajo. Sin duda, es uno de los lugares más bonitos de estas sierras.

En este entorno junto a Siete Lagunas nos podemos encontrar uno de los endemismos más apreciados de Sierra Nevada, la siempre impresionante “estrella de las nieves”.

TREVÉLEZ - 7 LAGUNAS - LA ALCAZABA

TREVÉLEZ – 7 LAGUNAS – LA ALCAZABA

Cuando llegamos a Siete Lagunas podemos disfrutar de este maravilloso entorno en las faldas del Mulhacén; es un paraje amplio cubierto de varias lagunas, algunas de ellas bastante amplias, como la laguna Hondera.

Todo el entorno está cubierto de canchales y prados, estos últimos llamados en Sierra Nevada “borreguiles”. Este es un lugar para el disfrute de nuestros ojos, descansar y seguir para arriba o dar por concluida la aventura, ya que nos encontramos a unos 3.000 m de altitud.

Pero nuestro plan es seguir; subimos por el colaero, quizás el lugar más delicado de nuestra ascensión, no tiene pasos técnicos de dificultad, así que yendo con tranquilidad y cuidado se asciende sin problema. Llegamos a las inmediaciones del Peñón del Globo, nuestro último pico antes de llegar a la ansiada Alcazaba; es más, ya la tenemos en nuestra divisoria, por lo tanto y viendo las horas, comemos algo, cogemos fuerzas y para arriba.

Llegamos a la Alcazaba (3.369 m de altitud), estamos ante el tercer pico más alto de Sierra Nevada y quinto de la Península Ibérica.

La satisfacción es enorme, las vistas espectaculares, qué más podemos pedir de este lugar; ante nosotros gran parte de Sierra Nevada, con el Mulhacén a nuestro frente, solo queda deleitarse con estas vistas y comenzar la bajada.

Por último, decir que en la bajada, ya en las faldas de la Alcazaba, nos encontramos con decenas de machos monteses a nuestro paso, parece que están de guardianes de esta gran mole montañosa, un espectáculo más para este gran día.

Al final, unos 2.000 m de desnivel de subida y otros tantos de bajada, la verdad es que es una jornada dura, apta para personas que estén acostumbradas a andar por montaña y en buena forma física, pero la vivencia de esta gran aventura hace que nuestro cansancio sea bastante menor.

Esta ruta nos da la opción de poder acortarla en Siete Lagunas y hacerla apta para un mayor número de participantes.
A la llegada, y después de una buena ducha, pudimos pasear por las calles de Trevélez, disfrutar de su gastronomía y, como nos quedamos a dormir en la zona, al día siguiente visitar algunos pueblos de la Alpujarra, lugares únicos en el sur de España.

Sin duda, si no volvemos antes, la próxima primavera – verano 2022 repetiremos.